Bienvenidos a este espacio donde mis obras de arte dan cuenta de un tiempo, una construcción, un discurso, un contexto y sobre todo de una necesidad ininteligible de aprehender algo de luz para seguir avanzado por el túnel sombrío de la existencia...




.

Machirí en equilibrio

Machirí en equilibrio
Escultura emplazada en la Av. Marginal del Torbes en la redoma de Puente Real. Como parte del proyecto "San Cristóbal Escultórica" impulsado por la Gobernación del Estado Táchira y desarrollado por Corpointa. Inaugurada en diciembre de 2014. Autor: Oscuraldo / Técnica: hierro, piedras y cemento / Medidas: 450 x 240 x 111 cm

Machirí en equilibrio

Machirí en equilibrio
Av.Marginal del Torbes. Redoma de Puente Real

lunes, 21 de noviembre de 2011

Pensando la ciudad


En una oportunidad concreta que tuve de pensar la ciudad (me refiero a San Cristóbal), porque los artistas solemos pensar la ciudad con frecuencia, algunas veces desde el ego y otras desde la empatía por un vinculo profundo con esta, pues sabemos que el gran museo es afuera y particularmente pienso que la mejor luz para iluminar una obra de arte es la de la luna. En esa oportunidad me propuse sintetizar la ciudad, en un ejercicio artístico de esos que uno se arma en la mente y que suelen carecer de pies y cabeza.
Casi siempre recorro la ciudad como peatón, aunque también la transito usando el entramado del transporte público, digo entramado porque si uno se lo imagína en líneas resultaría un dibujo fascinante (otro ejercicio artístico). La cuestión de recorrerla a pie es que te da una idea muy estable de sus dimensiones, de su escala con respecto a ti, incluso puedes hacer descubrimientos asombrosos como el de un semáforo que cambia tan rápido que si no corrieras jamás cruzarías la calle o uno que nunca le da luz al peatón, no hablo de realismo mágico, hablo desde la realidad perceptible del ciudadano. Volviendo a la síntesis que me propuse hacer, resultó en triángulos, en una secuencia de triángulos de distintos tamaños que se sucedían unos a otros y es que mi ciudad sube y baja constantemente y si eres peatón te das cuenta de inmediato, sobre todo por las gotas de sudor en el piso. Y no solo por su topografía irregular sino por estar rodeada de montañas, estos seres silenciosos y gigantescos que marcan nuestra psique y definen nuestro horizonte, por esa razón el triángulo era la mejor síntesis ya que evidenciaba la actividad principal (subir y bajar) y representaba lo más significativo de nuestro paisaje (la montaña). Esta simplificación se me ocurrió mientras cruzaba el viaducto nuevo de abajo hacia arriba, y en ese momento también se me vino una poesía a la cabeza: cruzar el puente / nos aleja del río / los pies tienen sed. Cuando una poesía se me presenta de forma tan inusitada suelo anotarla de inmediato aunque por lo general no llevo conmigo papel y lápiz así que termino repitiéndola una y otra vez mientras llego a casa lo que provoca en las demas personas caras extrañas. El problema ese día fue que regresé de nuevo por el viaducto, esta vez de arriba hacia abajo y mientras hacía eso y contemplaba el paisaje y repetía el poema se me ocurrió otro poema que decía: despierten aletargados / las montañas / nos observan. Me encontré en una situación muy incómoda, sabía que no llegaría a casa repitiendo los dos poemas, enredaría uno con otro y opté por llamar a unos amigos artistas y con ellos los ecribimos allí mismo en el viaducto. No se exactamente que clase de ciudadano soy pero si se que mi ciudad no se piensa desde una estética profunda, eso suele turbar a ciudadanos como yo.

Oleusbus

Oleusbus
vista general de la exposición / Museo del Táchira / Octubre-noviembre 2013

Oleusbus

Oleusbus
Vista general de la exposición / Museo del Táchira / Octubre-noviembre 2013