Bienvenidos a este espacio donde mis obras de arte dan cuenta de un tiempo, una construcción, un discurso, un contexto y sobre todo de una necesidad ininteligible de aprehender algo de luz para seguir avanzado por el túnel sombrío de la existencia...




.

Machirí en equilibrio

Machirí en equilibrio
Escultura emplazada en la Av. Marginal del Torbes en la redoma de Puente Real. Como parte del proyecto "San Cristóbal Escultórica" impulsado por la Gobernación del Estado Táchira y desarrollado por Corpointa. Inaugurada en diciembre de 2014. Autor: Oscuraldo / Técnica: hierro, piedras y cemento / Medidas: 450 x 240 x 111 cm

Machirí en equilibrio

Machirí en equilibrio
Av.Marginal del Torbes. Redoma de Puente Real

miércoles, 30 de mayo de 2012

Brillo en la oscurana

En el mes de mayo y como parte de un evento titulado "Proyecto Luz", desarrollado por los artistas Carmen Ludene y Denis Pabón y realizado en los espacios del MAVET para celebrar el día del artista plástico, fui invitado a participar con una instalación que estuviese relacionada con este elemento o fenómeno que da origen a los colores, a la visión y al arte mismo: La luz. La obra se tituló "Brillo en la oscurana". Instalación de aspecto caótico, donde se planteó la creación de una especie de laboratorio en ruinas o un descuidado y polvoriento taller, donde un extraño ser intentaba llevar a cabo una empresa de proporciones utópicas, a continuación escribo el texto que acompañaba la propuesta y algunas imágenes del montaje:
Un conjunto pétreo deja en evidencia un esfuerzo infructuoso, una imagen propia del mito de las gorgonas, más especialmente del arquetipo medusa, lúgubre, patética y densa, del conjunto puede deducirse que algo angustioso y obsesivo se produce. Un ovoide, símbolo alquímico del mundo (lingam para los hinduistas) es el centro del conjunto, representa en si mismo el ser que anhela superar su condición, es su propia transmutación la que está en juego, la luz que emana de él se traduce como rayo de esperanza; luz- éxito, luz-vocación, luz-entendimiento. Este ser desafía su propia naturaleza, va en contra de la lógica, se ha olvidado del mundo, ha descuidado su realidad para vaciarse en el sueño, desbordarse en la realización de la idea, es una alegoría al empecinamiento, a la persistencia que no conoce de límites, es en última instancia una metáfora sublime, donde en medio de la oscurana (su naturaleza), en medio de la pesadez (el ambiente), por encima de la naturaleza protoplásmica (la materia) un rayo de luz surge de un ser cuya naturaleza no es lumínica, esta osadía es la coyuntura principal de la propuesta, es la capacidad de cambio inadvertida en cierto elemento que pudiésemos considerar estático a sabiendas de la dinámica que rige todas las cosas. Esta visión deviene autocrítica, generando la posibilidad de ser parte del denso conjunto y elaborar interrogantes fundamentales como: ¿si puede transmutar una piedra por qué no podría hacerlo yo?
El concepto iluminación desde lo divino, mágico o religioso no está excluido. En un sistema deprimente y llevado al extremo donde el caos impera y las esperanzas suelen sucumbir, un iluminado puede emerger de las profundidades de esas mismas tinieblas como resultado lógico de la ley de equilibrio universal, es un compensar de fuerzas contrarias natural a todo sistema dinámico del universo. Los puntos contrarios o antagónicos están claramente definidos: materia-cemento sinónimo de densidad y/o pesadez, luz-inmaterialidad sinónimo de elevación y/o ingravidez.
Todo el conjunto involucra la introspección, ese adentrarse en la caverna de uno mismo, en sus propias oscuridades como vía para encontrar la luz, esa que deviene entendimiento y que solo se obtiene con grandes esfuerzos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Oleusbus

Oleusbus
vista general de la exposición / Museo del Táchira / Octubre-noviembre 2013

Oleusbus

Oleusbus
Vista general de la exposición / Museo del Táchira / Octubre-noviembre 2013